A 77 años del último vuelo de La Dama del Aire: Amelia Earhart

Amelia EarhartHoy se cumplen 77 años del día en que se perdió contacto con la aeronave  en la que viajaba La Dama del Aire, la gran Amelia Earhart (1897-1937), mientras intentaba completar un vuelo alrededor del mundo sobre la línea del Ecuador a bordo de un Lockheed Electra 10E. No iba a ser la primera en dar la vuelta al mundo, pero sí iba a ser la que hizo el recorrido más largo.

El 1 de junio de 1937 Amelia Earhart partió de Miami acompañado por el aviador Fred Nooan, y tras recorrer alrededor de 35 mil kilómetros con numerosas escalas en Sudamérica, África y Asia, arribaron a Lae, Nueva Guinea, el 29 de junio. Sólo restaban unos 11 mil kilómetros para llegar a la costa estadounidense, claro, eran sobre nada mas y nada menos que el gigantesco Océano Pacífico.

Amelia y Fred despegaron de Lae pasada la media noche del 2 de julio (GMT), teniendo como destino a Howand Island, una pequeña franja de tierra de 2000 metros de largo por 500 de ancho, ubicada unos 4113 kilómetros al noreste. Allí estaba apostado el USCG Itasca, un barco de la guardia costera estadounidense que tenía como misión brindar apoyo de radio al vuelo de Amelia Earhart.

Aunque todavía hay mucha controversia al respecto, la historia oficial dice que en su intento de aproximación a Howand Island, Amelia y Fred tuvieron inconvenientes en establecer una correcta comunicación con el ISCG Itasca. La última posición conocida del Electra fue cerca de las islas Nukumanu, unos 1300 kilómetros en vuelo desde Lae.

La ruta realizada por Amelia Earhart y Fred Nooan
La ruta realizada por Amelia Earhart y Fred Nooan

A las 6:15 el ISCG Itasca recibió una comunicación desde el Electra, solicitando que el barco utilice su localizador de dirección para dar orientación a la aeronave. La misma se encontraría a unos 320 kilómetros de Howand Island. Lamentablemente el ISCG Itasca no podía sintonizar la frecuencia de la aeronave, por lo que Amelia y Fred no recibían respuesta alguna. A las 6:45 Amelia nuevamente volvió a solicitar orientación, estimando encontrarse a unos 160 kilómetros de la isla.

A las 7:42 Amelia dijo por radio «Debemos estar sobre ustedes, pero no los vemos, el combustible se está acabando. No hemos podido contactarlos por radio. Estamos volando a 1000 pies de altura». A las 7:58 dijo que no escuchaba al Itasca, y les pedía que envíen señales de voz para así poder lograr una orientación. Como el Itasca no podía enviar mensajes de voz, lo hicieron por código Morse. Amelia dijo haberlas recibido, pero que aún así no podía determinar de qué dirección provenían.

A las 8:43 Amelia realizó su última transmisión registrada informando la posición en la que creían encontrarse. Y el peor de los silencios.

A partir de allí se inició un inmenso pero fallido operativo de búsqueda y salvamento, que costó más de 4 millones de dólares (el más costoso hasta ese momento) y se prolongó hasta el 19 de julio, cubriendo un área de 390 mil kilómetros cuadrados. Su esposo, George P. Putnam también financió un operativo privado de búsqueda, sin resultados exitosos.

Finalmente el 5 de enero de 1939 Amelia Earthart fue declarada legalmente muerta.

En este video se puede observar el despegue del Electra desde Lae:

Entre los logros relacionados con la aviación que consiguió la gran Amelia se encuentran:

– Record de altitud para mujeres: 14.000 pies (1922)

– Primera mujer en volar como pasajera sobre el Océano Atlántico (1928).

– Primera mujer en volar un autogiro (1931).

– Primera persona en cruzar los Estados Unidos en un autogiro (1931).

– Primera mujer en volar sola el Atlántico (1932)

– Primera persona en volar dos veces sobre el Atlántico (1932)

– Primera mujer en volar non-stop de costa a costa de los Estados Unidos (1933).

– Primera persona en volar sola entre Honolulú, Hawai y Oakland, California (1935).

– Primera persona en volar sola desde Los Ángeles, California a Ciudad de México (1935).

– Primera persona en volar non-stop sola desde Ciudad de México a Newkark (1935).

Como todo gran mito norteamericano, se han tejido alrededor de su desaparición decenas de teorías conspirativa. Algunas dicen que su viaje era una excusa para realizar espionaje a bases japonesas y que por ello fue a parar a prisión a manos del emperador Hirohito en Tokio. Otras dicen que tras la guerra asumió una nueva identidad y pasó sus años viviendo en una ciudad del estado de Nueva York como Irene Bolam, nombre que esconde la longitud y latitud de la isla en la cual Amelia y Fred terminaron luego de accidentarse (de esto se escribió un libro, cuyos autores fueron demandados por la Irene Bolam real, que desde ya no admitía ser Amelia Earhart). Así también se dijo que su desaparición fue una teatralización del gobierno de los Estados Unidos, buscando una excusa para  tener barcos militares rondando por el Pacífico Sur. En fin, nada imposible, pero desde ya pero muy improbable.

Así que, querida Amelia (y también Fred), estén donde estén, mis más profundos respetos en este nuevo aniversario de su vuelo a la eternidad.

Y me despido con esta cita de Amelia Earhart, «Las mujeres, y también los hombres, deberían tratar de hacer lo imposible. Y cuando fallan, su fracaso debe convertirse en el desafío de otros». Que la aviación haya evolucionado como lo hizo desde entonces, con miles de vuelos sobrevolando los rincones más inhóspitos del planeta día a día transportando de manera segura a millones de pasajeros es el mejor homenaje para una grande de la historia aeronáutica como ella.

Mi «pequeño homenaje» para ella fue haber nombrado a mi primera hija, nacida el 10 de junio pasado, Amélie.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí