A veces solemos pensar que para ver operaciones aeronáuticas “exóticas” tenemos que remitirnos a aeropuertos localizados en países lejanos, pero sin embargo en nuestro país tenemos varios lugares que representan desafíos particulares, especialmente en la Patagonia.

Uno de ellos es el Aeropuerto Internacional “Malvinas Argentinas” de Ushuaia, provincia de Tierra del Fuego, mundialmente famosa como la “ciudad más austral del mundo” y una de las principales puertas de entrada a la Antártida.

La llegada del invierno a esas latitudes suele traer nieve, mucha nieve, dándole al ya de por sí bello paisaje un toque único.

Por ser una isla y, además, por estar a varios miles de kilómetros de los principales centros urbanos del país, el transporte aéreo es una necesidad de la cual los fueguinos y quienes los visitan no pueden prescindir.

En la semana del 19 de junio Ushuaia vivió intensas nevadas que tiñeron de blanco al aeropuerto, pero, aún con algunas complicaciones, la actividad aeronáutica siguió adelante.

Para que nos cuente sobre algunas de las particularidades y desafíos que esto implica, me contacté con Michel A. Invernoz, controlador aéreo del Aeropuerto Internacional “Malvinas Argentinas” de Ushuaia, quien además saca unas fotografías increíbles que acompañan esta nota.

“Trabajar con esas condiciones meteorológicas, en primer lugar afecta a la visibilidad y el plafón de nubes, lo cual puede llegar a hacer que el aeropuerto quede BAJO MINIMOS para ARRIBOS, DESPEGUES o para toda OPERACION. Durante estos días de intensas nevadas casi siempre estuvo en condiciones IMC (Instrumentales). Las condiciones meteorológicas se actualizan hora a hora por el meteorólogo de turno. Si las condiciones cambian bruscamente, el meteorólogo hace una observación extraordinaria fuera de hora, que se lo conoce como SPECI”.

Michel también comentó que los tiempos son mayores a los de un día común y corriente, dado que las aeronaves deben pasar por el procedimiento de deshielo-antihielo, el cual, una vez cerradas las puertas, puede demorar entre 10 y 30 minutos dependiendo de las condiciones del momento. Este procedimiento es realizado por HTC (Intercargo) y Aerohanding.

Torre de control del aeropuerto de Ushuaia
Torre de control del aeropuerto de Ushuaia (Foto: Michel A. Invernoz)

“El controlador de Transito Aéreo principal en ese momento, planifica en base a los vuelos en desarrollo, los que sabe que están llegando y los que van a salir. Junto con el compañero de turno, también otro controlador habilitado, planifican y organizan cómo van a hacer para despegar un avión o aterrizar otro. Por ejemplo, si sabés que tenés tres vuelos para salir y dos llegando uno hace un calculo rápido de si entre esos dos vuelos llegando puede despegar uno. De todas maneras no siempre sale como uno planifica; a veces, los dos que están llegando tienen 10 minutos de diferencia entre ellos, pero después ese tiempo resulta ser menor, entonces se demoran en rodaje los que están para salir, o si es posible se los mantiene en plataforma para no consumir combustible, lo cual lleva a su vez a posponer el deshielo. También puede ocurrir que el deshielo demora más de lo previsto entonces si se pensaba despegar un vuelo saliendo entre los dos que llegaban, ahora ya no es posible y uno tiene que replanificar; todo es una especie de tetris con ajedrez”.

Otro aspecto que juega en contra, destaca Michel, es que el aeropuerto de Ushuaia no tiene un rodaje directo a la cabecera 25, entonces las aeronaves deben rodar por pista, hacer un giro de 180° y recién ahí despegar. Cuando nieva los tiempos de ocupación de pista son mayores a los de un día común porque las aeronaves no pueden rodar muy rápido debido a la presencia de nieve o escarcha.

“Ni hablar de si se ve aproximar un frente, que siempre vienen desde el Oeste. Entonces uno trata de agilizar todo aún más para tratar de que arriben y salgan todos antes de que el frente llegue al aeropuerto. Cuando el frente llega, dependiendo qué tan denso sea, los que están llegando se tienen que mantener en espera y los que están para salir aguardar a que pase el frente”.

Además, señaló Michel, los controladores aéreos de Ushuaia deben tener en consideración a los vuelos que van desde Punta Arenas a Puerto Williams, localizado a 50 kilómetros al este, por lo que deben intercalar los vuelos que llegan y salen de Ushuaia con los de la vecina ciudad chilena.

Si bien todo el personal del aeropuerto juega un rol importante, debe destacarse la tarea de los “LIMA” y los “CHARLIE”.

“Los LIMA, personal de London Supply (explotador del aeropuerto), son los encargados de la limpieza de pista con las maquinas barredoras, están desde primera a ultima hora, saliendo y entrando de pista entre vuelo y vuelo para que todo se mantenga de manera segura. Eso también se coordina con la Torre de Control. Un trabajo en conjunto entre todos los servicios del Aeropuerto. Los LIMA ahora también son los encargados de sacar el estado de pista con el coeficiente de Frenado. ANAC es la entidad Fiscalizadora, ellos también ingresan a pista”.

Con respecto a los CHARLIE, Michel menciona que son quienes mantienen las radioayudas en servicio y dependen del Gobierno de Tierra del Fuego. La torre de control posee un monitor en el que se detalla el estado de cada radioayuda (VOR, LOC, GP, DME), por lo que cuando salta una alarma, ellos acuden rápidamente para verificar.

“También debe destacarse a los despachantes operativos. Ellos hacen el Plan de vuelo de cada aeronave, que luego es recibido y enviado por la oficina ARO-AIS. Los despachantes hacen todos los cálculos de peso, balanceo, performance de vuelo, carga de combustible, procedimientos internos, también si hace falta están supervisando las operaciones en rampa. Están muy ligados a los pilotos, les dan información importante a estos, corroboran, discuten y se ponen de acuerdo en como van a ser las operaciones. Más aún en condiciones marginales como las nuestras”.

“Operar en estas condiciones es todo un desafió, constantes cambios en las planificaciones, coordinaciones inmediatas entre todos los servicios del aeropuerto, que hacen que cada vuelo, llegue y salga de manera SEGURA, ORDENADA y RÁPIDA en el Aeropuerto del Fin del Mundo”, finaliza Michel.

En 2016 el aeropuerto de Ushuaia movió 750.742 pasajeros y 6.863 aeronaves, marcando así su cuarto año consecutivo de crecimiento, lo cual le permitió ubicarse en el puesto número 9 entre los aeropuertos argentinos con más tráfico de pasajeros.

Ushuaia - aeropuerto - pasajeros aeronaves 2001 - 2016Actualmente recibe vuelos regulares de Aerolíneas Argentinas (Buenos Aires/Ezeiza, Buenos Aires/Aeroparque, Bahía Blanca, El Calafate, Córdoba, Rosario, Mar del Plata), LATAM Argentina (Buenos Aires/Aeroparque) y LADE (Río Grande, Río Gallegos, El Calafate, Comodoro Rivadavia, Perito Moreno, Puerto Madryn y Neuquén). Durante el verano Aerovías DAP une a Ushuaia con Punta Arenas. Además posee un interesante movimiento de vuelos chárter de pasajeros (Ver también: [Fotogalería] Boeing 747-400 de Lufthansa en el aeropuerto de Ushuaia).

Deja un comentario