Airbus adquiere el 50,01% del programa C Series de Bombardier

La semana arrancó con una impactante, aunque no del todo sorpresiva noticia por parte de Airbus y Bombardier, cuando durante esta tarde se dio a conocer que el fabricante europeo adquirirá el 50,01% de las acciones de C Series Aircraft Limited Partnership (CSALP), la sociedad encargada de llevar adelante el programa C Series, hasta el momento en manos de la empresa canadiense y de Investissement Québec, el brazo inversor de la provincia de Québec, que ahora pasarán a tener el 31% y 19% respectivamente.

De acuerdo al comunicado emitido, como parte del acuerdo Airbus también se hará cargo de captar clientes, canalizar ventas, del marketing y de la atención al cliente.

Si bien se encargaron de destacar que la sede del programa C Series así como su línea de ensamblaje principal permanecerán en Québec, también informaron que algunas tareas podrían realizarse en la planta que Airbus posee en Mobile, Estados Unidos y, al crecer el mercado, se desarrollaría una línea de ensamblaje secundaria que abriría la puerta del mercado estadounidense al C Series, fuera de todo arancel a la importación como los que el Departamento de Comercio de ese país intenta aplicar para de alguna manera contrarrestar al que ellos consideran como un programa fuertemente subsidiado por el gobierno canadiense, que le ha permitido vender los C Series a precios muy por debajo de los valores de mercado.

La familia C Series está compuesta por dos variantes, el CS100 que tiene, dependiendo de la configuración puede llevar entre 108 y 135 pasajeros, y el CS300 con capacidad de hasta 160 pasajeros, por lo que se complementa perfectamente con la oferta de la familia A320 de Airbus, cuyos miembros más exitosos, el A320 y el A321, arrancan con configuración de más de 150 asientos. En conferencia de prensa, el CEO de Airbus, Tom Enders, reconoció que no han vendido ningún nuevo A319 desde 2012, por lo que la competencia entre ambos programas es inexistente en el segmento que acaparará el 70% de las ventas globales de los próximos 20 años, con 6.000 nuevas aeronaves necesarias para absorber la demanda de entre 100 y 150 asientos (al momento existen pedidos por 123 CS100 y 237 CS300).

 

Ver también: El largo peregrinaje de la familia C Series de Bombardier

Para Boeing la noticia habrá caido como un baldazo de agua fría. El ingreso de Airbus en Bombardier no sólo le allana el camino hacia el mercado estadounidense al C Series, sino que también implica que su archirrival acaba de agregar a su portfolio un aeronave totalmente nueva, tecnológicamente avanzada, en un segmento descuidado por ellos, ya que al MAX 7 (reemplazo del 737-700), cuyas ventas venían bastante flojas, se le agregaron más asientos para poder llevar 150 pasajeros en dos clases o hasta 172 en una configuración de baja densidad, sin que además esto haya servido de mucho para generar nuevos pedidos.

Por todo lo que hay en juego, este lunes 16 de octubre puede marcar el inicio de un nuevo capítulo en la historia de la industria aeronáutica global, con probables futuras consolidaciones de los (pocos) grandes fabricantes que dominan los diferentes segmentos del mercado. ¿Estarán los ejecutivos de Boeing empezando a practicar el portugués?

1 Comentario

  1. Anteriormente ya se habían explorado una union entre Bombardier y Air Bus sin éxito alguno. Ahora que la canadiense se vio con la espalda contra la pared por la acción hostil de Boeing ella se vio obligada a aceptar una union con los Europeos para salvarse, pero me pregunto si habran conversado con Boeing acerca de una union de fuerzas sin éxito alguno????

Dejar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí