Con un 94% de ocupación promedio, Qantas dice que la primera ruta non-stop entre Australia y Europa es un éxito

El año pasado Qantas quebró una de las últimas barreras de conectividad que todavía seguían vigentes en el mundo: hasta el 26 de marzo de 2018 nunca existió un vuelo non-stop, es decir, sin escalas, que una de manera regular a Australia con algún destino europeo.

Desde la histórica “kangaroo route” de la primera mitad del siglo pasado que demoraba unos doce días en unir Brisbane con Londres haciendo al menos diez escalas en el camino, el tiempo de vuelo entre la capital imperial y su ex colonia se fue reduciendo drásticamente pero, en pleno siglo XXI, todavía requería hacer al menos una escala.

Hasta que en diciembre de 2016 Qantas anunció que utilizaría sus nuevos Boeing 787-9 para lanzar la primera ruta non-stop entre Australia y Europa: Perth – Londres, en marzo de 2018.

Se alzaron muchas dudas acerca de si el vuelo resultaría atractivo para los pasajeros (considerando que para los principales centros urbanos de Australia, ubicados en la costa este, igual significaba tener que hacer una conexión en Perth) o si Qantas podría hacer rentable la operación, pero a un año de ese histórico día, la aerolínea difundió algunos números que demuestran que estaban en lo correcto.

Ver también: [Reporte de vuelo] A bordo del primer e histórico vuelo non-stop entre Australia y Europa

De los 720 vuelos programados, solo cuatro sufrieron cancelaciones, y en total transportaron 155 mil pasajeros, dando un muy positivo factor de ocupación promedio del 94%.

El tiempo de vuelo promedio para recorrer los 14 mil kilómetros desde Perth hacia Londres fue de 17 horas 1 minuto, con el mínimo llegando a 16 horas 19 minutos. En sentido contrario, el tiempo promedio fue de 16 horas 5 miutos, y el mínimo de 15 horas 15 minutos. 

Alrededor del 60% de los pasajeros que utilizaron el vuelo fueron australianos; el 31% fueron del Reino Unido, y el restante de otros países europeos y de Nueva Zelanda.

Entre las ciudades australianas, el 25% de los pasajeros fueron de Melbourne, el 7% de Sydney, el 6% de Brisbane y el 4% de Adelaide.

Este vuelo permitió incrementar en 101 millones de dólares australianos la cantidad de gastos realizadas por turistas en Perth, de los cuales 2,3 millones fueron solo en el aeropuerto de Perth por parte de pasajeros en conexión.

De manera directa e indirecta, propició la creación de 601 puestos de trabajo. Y es que el 71% de los pasajeros internacionales eligió hacer un stopover en Perth, lo cual generó más de un millón de estancias en hoteles en Western Australia.

Además, toda la atención que recibió ese histórico vuelo representó más de 100 millones de dólares en publicidad gratis para ese estado.

Este reporte elaborado por Deloitte muestra muchos más datos sobre lo que ha representado el vuelo:

Londres - Perth impacto economico Qantas

Los Boeing 787-9 de Qantas ofrecen una configuración de asientos pensada para rutas extra largas que brinda bastante espacio en relación a otras compañías. Son 236 asientos en tres clases: 42 en business, 28 en premium economy y 166 en economy, cuando por ejemplo Virgin Atlantic ofrece una configuración de 264 asientos y LATAM de 313 asientos.

“Hubo mucha expectativa sobre este vuelo, tanto dentro de Qantas como en toda la comunidad, y francamente las hemos superado”, comentó Alan Joyce, CEO de la aerolínea.

“A un año de operar esta ruta vemos que el hub en Western Australia que conecta al país con el mundo funciona muy bien. Tenemos pasajeros desde la costa este conectando con este vuelo, y ha hecho mucho más fácil que el público europeo visite Australia. Casi cada vuelo sale lleno, y la ruta se ha vuelto rentable de manera casi inmediata, lo cual es raro para nuevos servicios que tienen costos iniciales asociados y que suelen demorar en construir su demanda”, agregó.

 

Dejar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí