Están separadas por 15.762 kilómetros en línea recta. Una, totalmente adentro del Círculo Polar Ártico, a 78° 14′ 46″ de latitud norte. La otra, a 54° 50′ 23″ de latitud sur, fuera del Círculo Polar Antártico pero funcionando como la principal puerta de entrada para los miles de turistas que todos los años se aventuran hacia la Antártida.

Son Longyearbyen, Svalbard, en Noruega, y Ushuaia, Tierra del Fuego, en Argentina, ciudades que, además de compartir un clima extremo y paisajes hermosos, antes de fin de año tendrán otro factor común: vuelos regulares de Norwegian, tal y como se anunció ayer.

Sí, antes de fin de año un pasajero podrá despegar desde el Aeropuerto Internacional «Malvinas Argentinas» de Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, a bordo de un Boeing 737-800 de Norwegian, y aterrizar en el aeropuerto de Svalbard-Longyearbyen, el más septentrional del mundo con vuelos regulares, también a bordo de un Boeing 737-800 de Norwegian.

Boeing 737-800 de Norwegian en el aeropuerto de Longyearbyen Foto: Taver – Flickr (https://www.flickr.com/photos/taver/)

Obviamente no será la misma aeronave, y además implicaría un viaje de 48 horas con conexiones en Ezeiza, Londres/Gatwick y Oslo/Gardermoen, pero imaginen el impacto que tiene para el posicionamiento de marca de una aerolínea poder ofrecer un servicio y experiencia de vuelo consistente de punta a punta entre dos ciudades pequeñas y tan extremas, utilizando además aeronaves de fuselaje angosto y de fuselaje ancho.

Dos días de viaje, 16.700 km y tres conexiones….pero quién te quita lo bailado.

Es la magia de la aviación comercial combinada con el poder de la globalización. 

¿Que no es mayor novedad porque ya existe una experiencia similar en otras rutas? Sí, pero el simbolismo detrás de que una aerolínea esté presente tanto en Ushuaia como en Longyearbyen es mucho más fuerte, y con un sabor especial para nosotros al tener a la Argentina como uno de sus protagonistas.

Al norte del norte

El aeropuerto de Svalbard se encuentra ubicado 3 kilómetros al norte de Longyearbyen y es el único abierto a vuelos comerciales en el archipiélago.

Fue inaugurado en 1975 y cuenta con una pista asfaltada de 2.484 metros de largo por 45 metros de ancho. Es propiedad de Avinor, la operadora estatal de aeropuertos de Noruega.

Actualmente recibe vuelos regulares de Norwegian (desde Oslo) y Scandinavian (Oslo y Tromsø), pero también posee una importante actividad de vuelos chárter en aeronaves turbohélices y helicópteros para empresas mineras y bases de investigación científica.

En 2018 registró un tráfico de 181 mil pasajeros y 5.197 movimientos de aeronaves.

Svalbard - aeropuerto - carta

Fotogalería

 

Dejar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí