Cata, La Gata

Hacía sólo unas semanas que Teo, nuestro perro, había muerto. Mi mujer y yo éramos una única sombra triste que deambulaba por la casa. Aún sacudidos por el aluvión de espanto, el día a día era un lento tobogán hasta la noche, donde nos juntábamos en casa y luchábamos contra la ausencia.

En el trabajo entendieron bastante lo que significaba la pérdida. Estuve dos días juntando mis pedazos en casa. Mi mujer no tuvo tanta suerte: no recibieron bien que llamara la mañana siguiente del accidente para avisar que no podía pararse frente a sus alumnos. Cuando explicó el porqué, le dijeron que era sólo un perro.

Una noche, ésa noche del 1° de Diciembre de 2014, hacía frío. Salimos a caminar, para ver si podíamos patear un poco la tristeza. Fuimos para un lugar para el que no íbamos: a todos los anteriores habíamos ido con Teo. Ya era de noche cuando pasando por la puerta del Hospital Israelita, escuchamos un tenue, casi apagado Miau.

Nos acercamos, y apareció un gatito chiquito, muy cachorro, que maullaba con ganas. Parecía buscar a su mamá, y eso la ayudamos a hacer. Dimos la vuelta al hospital, esperando que aparezca una mamá gata y nos reclamara a su hijo. No apareció. No hizo falta hablarlo con mi mujer. Ese gatito no se iba a quedar solo. Se lo guardó en la campera, para darle calor, y así, con un bollito maullante y cabezón mirando por arriba del cierre, nos volvimos a casa con un nuevo integrante de la familia.

Recién llegada.

Estábamos en condiciones de incorporarlo? Creo que no. El golpe había sido muy fuerte y nada llenaría el espacio que dejó Teo cuando se fue. Sin embargo, recordé las palabras de mi psicóloga: «a la muerte se le gana con vida.». Y tenía razón. Cuando llegamos, hubo cierta negativa de los dos gatos que ya teníamos al nuevo huésped. Pero con una pequeña y temporal separación, estuvo a salvo esa primera noche. 

Más allá del dolor, me fui a dormir con una sensación que le dio sentido a todos y cada uno de los animales que pasaron por nuestra vida. Cada uno de los bichos que rescatamos nos deja una satisfacción específica: Uno menos. Hoy, hay uno menos que pasa frío, que pasa hambre. Uno menos que se muere en la calle. Esa noche, para ese gatito, se había acabado la indiferencia. Para siempre.

 

Al día siguiente, fuimos al veterinario. No era gatito: era gatita. Tenía unos tres meses, y había quedado chiquita porque nutricionalmente no le quedó otra que sobrevivir. Vacunas y desparasitarios mediante, volvimos a casa. Y nuevamente, el procedimiento que generamos siempre: brindarle tránsito, ofrecerla en adopción, quedárnosla nosotros. Obviamente, teníamos que pasarlo. Y también tenía que tener un nombre. A partir de ese entonces, se llamó Cata. Cata la Gata.

Y Cata la Gata se quedó, mientras tratábamos de reconstruirnos. Y se volvió la benjamina de la casa, haciendo todo el lío. Maulla y pide agua. Maulla y se queja. Cuando era chica, le gustaba dormir a upa, o sobre uno. Hoy, no se aguanta un abrazo más de unos segundos.

Cuando se bancaba jugar.

Le quedó de sus días de vivir en la calle la costumbre de apartar sus trocitos del plato y llevárselos a un costado. La miro con ternura y un poco de pena y le cuento que no hace falta, que nadie le va a sacar su comida. Que nunca más va a pasar hambre. Muchos dirán que no tiene forma de entenderme. No me importa.

Con su hermano Pol.

Cada tanto, deja su coraza y se deja hacer mimos. Se tira panza arriba, y se deja rascar. En las noches de invierno, se acurruca al lado de la cintura, abajo de las frazadas. Me contorsiono para dejarle lugar, y al final duermo todo torcido. No me importa.

Cuando voy a la cocina, viene corriendo a la pileta y pide que le deje correr el agua. Se pone a tomar del chorro, y así está un rato. Vuelvo a asociarlo con aquellos días de calle y soledad y se me parte el alma. Tiene su recipiente con agua fresca todo el tiempo. Pero si nos ve en la cocina, va a pedir agua. Cinco, veinte, cincuenta veces. Y le vamos a dejar corriendo el chorro cinco, veinte, cincuenta veces. No me importa.

La veo dormir y entiendo que es todo lo que está bien en nuestro mundo. Me une a ella un amor inconmensurable. Cuando éramos harapos y no podíamos ni con nosotros mismos, nos vino a buscar y nos hizo entender que la vida sigue.

Desperezándose

Y que a la muerte se le gana con vida. Con su vida, que cuidamos desde esa noche rara y fría de diciembre en la que nos encontró para salvarnos. Y que vamos a cuidar hasta el día que le toque encontrarse con Teo y se pongan a hablar de estos dos humanos que los cuidaron tanto.

Avatar
Pablo Díaz (diazpez)
Director Editorial de Aviacionline.com. 40 años. Argentino. Casado. Profesional de IT por elección, Aeronáutico por vocación. Casi piloto. Casi Spotter. Casi Ingeniero. Viajero ocasional, nerd frecuente.

9 Comentarios

  1. Felicitaciones por el post se ve que quieren muchos a los animales por acá también tengo 3 perros que son parte de la fanfami saludos desde Uruguay

  2. Hará 4/5 años estaba pasando por un mal momento y justo se nos habían enfermado nuestros dos perros (una doberman y uno adoptado de la calle, ambos de viejos). Un día mientras yo dormía mi vieja escuchó que debajo de un camión en frente de mi casa había un gato maullando fuerte, cagada de hambre. Hoy en día la vida de los dos dio un giro y estamos mejor que nunca, ella con una familia que la adora y yo sin quilombos. Junto a ella se sumaron otros dos gatos (una hembra y un macho), que junto a la otra loca nos llenan de alegría todos los días.

    Después de leer esto me fui corriendo a darle un abrazo fuerte a la loca de mierda de mi gata, que me miró con cara de «hijo de puta, dejame dormir» y se fue a la mierda.

    Te entiendo perfectamente y te agradezco por haber salvado a ese bicho de la calle, hace falta más gente así.

    Me copa mucho tu blog, te leo siempre y me re entretiene.

    Abrazo!!

  3. Me encantó, es como si describieras a mi Michi que hace 20 días se fue. lo rescatamos de la calle y nos llevó parte de nuestros corazones, asi son tan tiernos y compañeros. Dejando una inmensa huella en nuestras vidas. Gracias.

    • Michi no se va… nunca se van. Quedan en uno, en lo que uno los quiere. Abrazo grande y fuerza. Y a darle hogar a otro patudo: que tenga la suerte que Michi tuvo. Lo hubiera querido así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Conectate

15,267FansMe gusta
8,382SeguidoresSeguir
46,486SeguidoresSeguir