Azul abandonó la Asociación Brasileña de Empresas Aéreas en medio de la disputa por Avianca Brasil

A través de un escueto y muy políticamente correcto comunicado de prensa, Azul Linhas Aéreas anunció ayer su decisión de abandonar la ABEAR (Associação Brasileira das Empresas Aéreas), la cámara que agrupa a las principales aerolíneas del vecino país, y de la cual fue fundadora en 2012 junto a Avianca Brasil, LATAM y Gol.

Desde Azul informaron que «reconocen las importantes contribuciones de ABEAR al sector en este período, pero que sin embargo entiende que a partir de este momento prefieren representar sus intereses de forma directa».

«Estamos entusiasmados acerca de nuestro futuro. Vamos a seguir con los planes de desarrollar cada vez más ciudades, mercados y flota, estimulando el acceso al transporte aéreo para que cada vez más brasileños puedan volar a través de Brasil y el mundo», señaló John Rodgerson, presidente de Azul. «Ya somos un equipo con más de 12 mil personas, tenemos el mayor número de destinos y vuelos diarios en el país y nos espera por delante un camino de mucho crecimiento. Por eso entendemos que nuestro diálogo con la sociedad civil, autoridades, organismos competentes y demás stakeholders debe ser hecho directamente por la compañía», agregó.

Por el lado de ABEAR expresaron el «agradecimiento a Azul, una de sus fundadoras en 2012, por ayudar al crecimiento y consolidación de la entidad en el período en el que la aviación comercial brasileña avanzó como medio de transporte en masa, conectando al país y promoviendo su desarrollo social y económico».

«La ABEAR permanece firme en su misión de favorecer un ambiente de cooperación empresarial, respetando la competencia y estimulando cada vez más el hábito de volar, teniendo la seguridad como prioridad absoluta. Seguiremos actuando en defensa de los intereses del sector, en beneficio de los pasajeros y del país», señalaron.

Pero detrás de esta «amable» despedida se encuentra el fuerte roce que Azul tuvo en las últimas semanas con LATAM y Gol, a las cuales acusó de haber saboteado su participación en el proceso de subasta de los activos de Avianca Brasil con el objetivo de impedir su ingreso al suculento puente aéreo entre San Pablo/Congonhas y Río de Janeiro/Santos Dumont, cuando precisamente Azul había sido la primera compañía en haber firmado un acuerdo no vinculante con Avianca Brasil por parte de su flota, su certificado de operador aéreo y slots.

Como comentan en nuestro sitio asociado en Brasil, Aeroin.net, la salida de Azul de ABEAR y la probable salida de Avianca disminuirá considerablemente el poder de la asociación ante el resto de los actores de la industria en el vecino país.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí